Procesos

Los procesos de producción se pueden resumir en 9 ciclos diferentes:

procesos trenzado extrusion mezclas cableado vainas formacion embalaje control

Materia prima

Esta es importantísima a la hora de fabricar un producto con la mas alta calidad. Se recibe de los distintos proveedores y se la almacena en el deposito con los cuidados necesarios para el caso. Los hilos de cobre de los diferentes diámetros se almacenan cuidándolos de golpes y ambientes agresivos, de la misma forma se manipulan los alambres de aleaciones para el uso en compensados. Por otro lado se recibe la goma pura y la goma mezcla la cual se traslada sobre pallets de madera con maquinaria adecuada. Otra materia prima usada en el proceso es el vidrio, el cual se recibe en grandes bobinas y se traspasa a canilleras para realizar las trenzas de vidrio. Todos estos productos pasan a través de un control para el aseguramiento de la calidad.

Trenzado del cobre

Es el proceso con el que los hilos de cobre o grupos de hilos de cobre se reúnen para formar la sección preestablecida del conductor.

Cada sección puede tener distintas formaciones según el diámetro y la cantidad de hilos que influyen sobre la flexibilidad y sobre la resistencia óhmica del conductor final.

Es muy importante para nosotros que las cuerdas reunidas tengan el diámetro y la cantidad de hilos correspondiente a su sección para garantizar conductores clase 5 o superiores.

Preparación de mezclas

Es el proceso de mezclado del caucho de silicona para preparar la mezcla final lista para ser extruida. Este proceso se realiza en una mezcladora abierta en donde sus dos componentes principales, la goma pura y la goma mezcla, forman una mezcla semielaborada a la que se le añaden el color y otros aditivos que preparan la mezcla para ser vulcanizada y tener determinadas características mecánicas y eléctricas.

Extrusión y Vulcanización

Es la etapa en que la mezcla se introduce en un extrusor donde un tornillo metálico la empuja (extrusión) en una cabeza de extrusión, dentro de la que se desliza el conductor de cobre a través de una guía denominada tapa, sobre el que se monta un pico que transporta la mezcla de silicona sobre el mismo conductor. La mezcla adquiere forma circular sobre el conductor con diámetro final igual a la medida del pico. De esta forma se logra una aislación siempre uniforme, centrada, de espesor constante y libre de poros. Entonces sale de la cabeza de extrusión el conductor aislado y se lo hace pasar por un horno con sales fundidas a una temperatura alrededor de 180° C (vulcanización) donde la mezcla se vulcaniza cambiando el estado elástico y asumiendo características mecánicas más elevadas. Este proceso se efectúa controlando en forma permanente el diámetro de aislación y con controles automáticos que coordinan la velocidad de tiro y el flujo de la mezcla inyectada de tal manera de lograr una aislación uniforme más allá de las fluctuaciones normales de producción. A su vez a lo largo de la línea de producción hay un sistema permanente de alta tensión en línea que garantiza una aislación sin fallas.

Cableado de unipolares

Es un proceso similar al encordado, pero en lugar de reunir los hilos de cobre, se reúnen los conductores aislados con la mezcla de silicona, de manera tal que nos permita obtener un producto flexible, de simetría, dimensiones y geometría adecuadas. Con este proceso logramos una cuerda cableada con un reducido nivel de tensión mecánica y un paso uniforme en toda su longitud. De esta forma se logra una disminución de las pérdidas por campo disperso. El equipo con que contamos tiene la posibilidad, en los casos que se requiera, de realizar un encintado del conjunto. Estos encintados se pueden realizar con cintas de poliester para cables de muchos conductores o cintas de aluminio-poliester en caso que se requiera un blindaje y posterior mallado.

Formación de la trenza

Es el proceso por medio del que se teje una trenza que puede ser de distintos materiales, tales como: fibra de vidrio, poliéster, cobre rojo o cobre estañado, sobre el aislamiento o la vaina de mezcla de silicona, para protegerlos de posibles esfuerzos mecánicos de aplicaciones particulares. En el caso de los blindajes de cobre una malla pareja, densa y ajustada atenúa o elimina las señales o perturbaciones no deseadas. Estas se pueden realizar con diferentes porcentajes de cubrimiento, dependiendo de los requerimientos eléctricos que posea el cable. Las máquinas trenzadoras cuentan con un sistema eléctrico que detectan cuando algún hilo de la malla se corta y frenan el proceso para reparar la falla. De esta manera se asegura un cubrimiento parejo y libre de "agujeros" en toda la longitud, garantizando un excelente blindaje y conducción eléctrica. De la misma forma las trenzadoras realizan las trenzas de vidrio contando con el mismo sistema eléctrico que detectan cuando algún hilo se corta, asegurando un cubrimiento parejo y libre de "agujeros" en toda la longitud, garantizando la aislación del conductor. A su ves a estas trenzas se le realiza un proceso de lacado mejorando su resistencia mecánica y eléctrica.

Vainas Externas

Esta etapa es similar a la extrusión de los unipolares. Las vainas externas de los cables consisten en una capa aplicadas por el proceso de extrusión de la mezcla cuyas características y espesores son definidos por la aplicación y el medio donde será instalado el cable.

Control de Calidad

Para mantener una garantía de calidad el control debe realizarse continuamente. Sobre una cantidad de muestras elegidas al azar extraídas de cada una de las partidas, se controla en forma constante la calidad del cable para que cumpla con las especificaciones de calidad basadas en normas nacionales e internacionales como son IRAM, MERCOSUR , VDE, IEC, ISO, etc.

Sobre cada una de estas muestras se miden parámetros como resistencia óhmica, resistencia a la tracción, alargamiento, medición del espesor de aislación, centrado, ovalización y resistencia de aislación entre otros. Para esto contamos con un laboratorio de última generación con un completo instrumental para efectuar ensayos eléctricos, dimensionales y mecánicos, el cual es calibrado periódicamente por organismos acreditados. Cada serie de ensayos se asienta en un protocolo los cuales se analizan periódicamente para así poder implementar mejoras continuas en el proceso de producción. Los protocolos son suministrados a solicitud del cliente, para garantizar la óptima calidad de los productos.

Embalaje

Una vez producido el cable, éste se prepara en diferentes embalajes según las exigencias de los clientes. Dichos empaques pueden ser rollos, carretes o bobinas en las que el cable se enrolla, siendo las longitudes estándar o más comunes 100, 500 y 1000 metros. Cada fraccionadora es un nivel de control adicional de la integridad del cable, durante el fraccionado se verifica una vez más el estado de la aislación con sensores de alta tensión y sensores de diámetro constante, que detectan posibles fisuras o cortes en la cobertura del cable.

Para el embalaje de los rollos se utiliza un sistema de termocontracción, el cual consta de la envoltura de estos con un film termocontraible como el polietileno de baja densidad y un túnel de termocontracción, dándole al embalaje una mayor y mejor protección contra ambientes inadecuados.